Legisladores del Adolfismo y del Poggismo “desecharon” la ley de Presupuesto 2020

La moción de un diputado del «adolfismo», calificada de inconstitucional, impidió que el texto llegara a la Cámara de Senadores.
Los diputados opositores, encabezados por Juan Pablo Funes Bianchi, “desecharon” el documento y pidieron que lo “redacten nuevamente”. Una situación similar e tíldada de irresponsable ocurrió el año pasado.


En una clara infracción al reglamento y en una acción inédita para el Parlamento sanluiseño, la Cámara de Diputados rechazó el proyecto de Ley de Presupuesto 2020 que elaboró durante meses el Poder Ejecutivo al respaldar una moción que elevó el diputado del ‘adolfismo’, Juan Pablo Funes Bianchi, quien solicitó además que el documento presentado en tiempo y forma por el Estado puntano “sea desechado y redactado nuevamente”.
A raíz de esa decisión y la consecuente violación al reglamento de la Cámara de Diputados, la provincia de San Luis se queda, por ahora, y en medio de una grave crisis económica nacional, sin la ley necesaria para el funcionamiento financiero del Estado. La votación culminó 22 a 18 con el acompañamiento de la nueva oposición que conforman los bloques de Avanzar y Cambiemos –que obedecen al ex gobernador Claudio Poggi- más los legisladores de Juntos por la Gente, integrado por seguidores del ex senador peronista Adolfo Rodríguez Saá.
Los diputados de Unidad Justicialista junto a sus pares de Peronismo del Interior y Sanluiseños y Mercedinos por el Cambio, rechazaron la moción de Funes.
Al culminar la votación, el jefe del bloque de Unidad Justicialista, Luis Martínez, calificó la medida como un grave error al considerar que “violaron nuevamente el reglamento, la Constitución y lo que hicieron otra vez fue asociarse para dejar a la provincia de San Luis sin presupuesto. La verdad es que ahora se perjudican todos los puntanos”, enfatizó.
“Los diputados opositores mezclaron conceptualmente los trámites parlamentarios”, agregó. “La comisión tenía dos despachos y la lógica era debatir cualquiera de los dos y en consecuencia votarlos. Pero al comienzo de la sesión el diputado Funes Bianchi decidió introducir una moción que según el reglamento de Diputados tiene preferencia en el tratamiento, no existe como tal para devolver o rechazar. Porque uno puede mocionar que se devuelva a comisión o prorrogar el tratamiento del proyecto, pero lo que hicieron fue utilizar el concepto de moción para obtener un voto con preferencia antes que los despachos. Esa es la trampa que cometieron”, aseguró.
A raíz de esa infracción el proyecto ahora no puede ingresar a la Cámara de Senadores para que sea analizado “porque el trámite constitucional del Presupuesto exige que entre sí o sí por Diputados. Ahora lo más probable es que se terminará aprobando de manera ficta. Seguramente los plazos se vencerán, son setenta días los que estipula la Constitución Provincial y se aprobará de ese modo”, adelantó Martínez.
“El trámite parlamentario se usó mediante una fórmula que no correspondía. La consecuencia de esto es que, bajo la ilegalidad, dejaron a los puntanos sin presupuesto”, consideró.
Según indica la Constitución Provincial en los artículos 139 y 141, son ambas cámaras (Diputados y Senadores) las que deben rechazar los proyectos al Ejecutivo y recién allí devolverlos para su nueva confección, pero los integrantes de ‘Juntos por la Gente’ con el apoyo de ‘Avanzar y Cambiemos’, impusieron una moción que era inviable.