Alberto R. Saá compartió una charla con docentes en la Esc. Nelson Mandela

Optimismo y calidez en una charla de Alberto Rodríguez Saá con docentes
Tuvo lugar en la escuela «Nelson Mandela», de La Punta. Hubo mates, anécdotas y la convicción de trabajar e innovar por los chicos.
“Me encanta escucharlos, ustedes poseen un optimismo contagiante. Más adelante me gustaría volver a encontrarlos, para darnos pilas entre todos», dijo Alberto Rodríguez Saá, con una sonrisa ancha sobre su rostro. Fue la primera frase que soltó en el encuentro que sostuvo ayer con directores de escuelas públicas de toda la provincia. La cita, informal y cálida desde principio a fin, tuvo lugar en la escuela bilingüe «Nelson Mandela», de La Punta y contó con la participación de treinta docentes y del ministro de Educación, Marcelo Sosa.
Con el objetivo de intercambiar ideas, revisar la actualidad de la educación puntana y analizar los desafíos que vienen, Rodríguez Saá y los maestros compartieron anécdotas, intercambiaron experiencias y al final coincidieron en un objetivo común a alcanzar.
El encuentro comenzó a las 18 y después de la bienvenida de la directora anfitriona, Celeste de León, cada uno de los docentes se presentó y contó cómo trabajan hoy, los niveles que desarrollan y la matrícula de alumnos con la que cuentan. Muchos, a la hora de hablar de sus establecimientos, se emocionaron al revivir el camino recorrido y las metas que alcanzaron junto a docentes y alumnos en sus respectivas escuelas.
Luego, Rodríguez Saá recordó sus épocas como alumno de la escuela Normal y también como maestro de dibujo en el Colegio Salvador, de Buenos Aires, y profesor de derecho en el Colegio Nacional en su regreso a San Luis tras recibirse como abogado.
«La educación es el centro de la humanidad. No tengo dudas sobre eso», dijo Alberto en el mano a mano con los directores.
«Hoy tenemos los desafíos de los tiempos porque la sociedad avanza y tenemos que ponernos a la altura de lo que nuestros chicos necesitan como la robótica o atender y concientizar sobre los problemas climáticos que hoy padece nuestro planeta producto del calentamiento global», dijo.
«Afrontamos retos como el ataque que recibe nuestro idioma y las culturas por el costado malo de la globalización. No podemos parar ese fenómeno, pero sí darle valor a lo nuestro, cuidar la puntanidad y fortalecer nuestras raíces para que los encuentre sólidos en su cultura nativa», añadió antes de compartir el primer mate.
«San Luis tiene un presupuesto equilibrado y se ocupa de la educación. Hasta la Unesco ha reconocido a los sanluiseños por esa labor. Pero hay que redoblar esfuerzos e incrementar los logros. Hay que volcarse de lleno sobre la juventud, incentivar la cultura del trabajo, que conozcan y quieran la puntanidad. Nuestra gastronomía, el teatro, las danzas, las guitarras. Y acercarlos al deporte desde chicos, con la alta competencia como incentivo», señaló.
«En una Argentina lastimada por la inflación y la inseguridad que castigan a la sociedad. De allí surge la falta de empleo, la falta de cultura del trabajo, las drogas. Es vital la esperanza, el optimismo. Pensar que mañana será mejor, que el mes que viene o el año próximo serán mejores», declaró.
«En San Luis luchamos contra esos males, pero no sólo son responsabilidad de los gobiernos. Son de toda la sociedad. Pero eso hay que sembrar esperanzas para encarar esos desafíos y los docentes mantienen siempre ese optimismo. Hay que trasladarlo a los chicos», remarcó.
«Pienso que la educación de hoy está compuesta por cuatro partes: los docentes, la educación pública y gratuita, el incremento de la calidad educativa y la innovación. En este último punto no hay que temer al error. Con prudencia, hay que probar en pos de evolucionar. ¿Y si le erramos? Volvemos para atrás y seguimos buscando innovar», reflexionó el ex gobernador.

Fuente: El Diario de La República

También te podría gustar...