Fuerte reclamo de constructoras por deuda del Estado Provincial

Son 10 compañías que trabajan en obra pública. El Estado les debe $700 millones. Despidieron obreros y frenaron construcciones. Algunas de ellas estaban terminando viviendas en La Punta

Los representantes de las compañías revelaron que la deuda global del Gobierno de San Luis con ellos alcanza los 700 millones pesos en concepto de tres puntos claves: pagos atrasados de certificaciones, la deuda de Fondos de Reparo retenidos desde 2013, y la falta de respuestas económicas ante las últimas construcciones entregadas.
Los encargados de comunicar el mal momento de las constructoras fueron Raúl Moreno (Lu-mma), Andrés Batistelli (La Punta Construcciones), Carlos Amprino (Green), Juan Saá (Indyca), Miguel Jeanmaire (Rovella-Carranza), Martín Moreno (Lumma), Raúl Ybañez (Alquimaq), Carlos Levignston (Ingeniería y Arquitectura), Alfredo Cortez (Alfa y Omega)y Eduardo Cavichiole (Tragvial).

La fuerte crisis financiera golpeó duro a algunas firmas que ya despidieron o suspendieron trabajadores. Otras solicitaron al Estado una prórroga de 90 días para culminar sus trabajos.

Entre las construcciones atrasadas se encuentran viviendas de nuestra ciudad, escuelas, hospitales y otras obras civiles, aunque garantizaron que, aunque no cumplirán con los plazos estipulados en los pliegos licitatorios, continuarán sus trabajos hasta finalizarlas.

Nos vemos en la obligación de comunicar lo que pasa porque no encontramos respuestas por parte de la gestión de Claudio Poggi al frente del Gobierno y necesitamos que la comunidad lo sepa.  Aunque la situación de cada empresa es diferente, los tres puntos que reclamamos nos engloban a todos», dijo Miguel Jeanmaire, quien leyó en nombre de todos el comunicado que luego difundieron ante los periodistas.
El grupo empresario fue recibido hace días por el ministro de Obras Públicas, Felipe Tomasevich y su par de Hacienda, Natalia Zavala Chacur. Ambos funcionarios los escucharon y ya conocen a fondo la problemática del sector. Ese encuentro le da un bálsamo de esperanza a los hombres de las constructoras. «Encontramos buena predisposición. El diálogo está abierto por parte del nuevo poder Ejecutivo. Seguiremos en contacto porque queda mucha obra pública por ejecutar y nosotros queremos hacer el trabajo. Tenemos buenas expectativas», dijo Raúl Ybañez.

 

También te podría gustar...